Tanspirenaica en Bicicleta de Montaña: material y consejos

La Transpirenaica, cruzar el Pirineo, mítica cordillera transfronteriza, en bicicleta de montaña y con la máxima autonomía posible, es sin duda un reto duro y tentador a partes iguales.

En mi caso, esta travesía de unos 1.000 kilómetros de distancia, tuvo alrededor de un mes de duración. Esto quiere decir que si queremos ahorrar en nuestros gastos, deberemos ser lo más autónomos que podamos, o mejor dicho, que estemos dispuestos a ser, ya que, en lo que a viajes en bicicleta se refiere, autonomía es sinónimo de peso, por lo que también deberemos ser inteligentes a la hora de cargar las alforjas y cuidarnos de los famosos “por si acasos”. 

Acompáñame en esta aventura y te cuento el material que utilicé para realizar la Transpirenaica en bicicleta de montaña… ¡En marcha!

Juanpe Blanco Mira

Amante del movimiento, de los cambios. Siempre sin rumbo. Hijo de la naturaleza. Tras las huellas de lo salvaje desde mi más tierna infancia. Más amante de las estrellas que de los techos, de la luna que de las lámparas, de los animales que de la sociedad. Soñador empedernido que opina que para conocer el valle de tus éxitos, primero debes coronar la cima de tus fracasos. Cada derrota es una victoria, cada esfuerzo merece la pena. 

¡Únete a mis aventuras y nunca dejes de lado las tuyas propias! @mundo.sin.rumbo 

La Transpirenaica en Cifras

Transpirenaica en Bicicleta de Montaña

Mi Transpirenaica constó de 31 etapas y unos 1.000 kilómetros de distancia con 26.000 metros de desnivel positivo a lo largo de todo tipo de terrenos, tanto asfaltados como fuera pista pasando por todo tipo de caminos forestales, cementados o de piedra suelta.

Mi elección en cuanto a la bicicleta fue sencilla, pues utilicé la que ya tenía. Se trata de una bicicleta de montaña rígida con cuadro de aluminio y frenos hidráulicos. Funcionó perfectamente y el ancho de balón de las ruedas junto a la suspensión delantera fueron de grandísima ayuda en los terrenos más rotos. Por lo tanto, si tu recorrido va a incluir mucho monte, las bicicletas de montaña de alta calidad serán una gran elección.

Material para hacer la Transpirenaica en bicicleta

Bicicleta para hacer la Transpirenaica

¿Cuál es la bici perfecta para esta aventura? 

Transpirenaica en bicicleta de montaña
La Bicicleta de Juan Pedro para la Transpirenaica

Como suelo decir a la gente que me hace esta pregunta, la bici perfecta para viajar es la que tienes en casa. A riesgo de ofender a los puristas de los viajes en bicicleta, desde mi humilde opinión no existe la bici perfecta.

Lo que más se debe de acercar a la perfección a la hora de un viaje son las ganas, la ilusión y la voluntad. Con eso podrás viajar a donde te de la gana. No obstante, necesitamos una bicicleta para viajar, y aquí os vengo a presentar mi bici perfecta que, como imaginaréis, es la que tenía aparcada en el garaje. Por cierto, se llama Loba.  

Se trata de una Megamo Natural 15 Elite. Las características principales de esta bicicleta serían las siguientes:  

  • Cuadro de aluminio 6061 Triple Butted con cableado interno.
  • Horquilla RockShox Judy coil QR
  • Transmisión SRAM SX de 12 velocidades. Monoplato.
  • Frenos Shimano M200 de disco hidráulico 

En cuanto a este apartado, me gustaría dedicarle un poco más de atención al monoplato, ya que algunos se preguntarán si será suficiente para afrontar los durísimos puertos pirenaicos, a lo que rotundamente respondo que sí. Aunque, eso sí, todo depende del desarrollo que llevemos. 50/34 dientes es el sistema de platos Compact y la mejor combinación posible para iniciarse en las marchas cicloturistas. 

[amazon box="B07VFGY8Z8"]

Material de Acampada. Nuestro hotel nómada 

Este es sin duda el apartado del equipaje que más me gusta. No existe nada comparado a terminar el día agotado/a y dedicar con cariño las últimas luces de la jornada a levantar campamento. Es el momento que probablemente más nos conecta con nuestros primeros ancestros. Acampar es la esencia misma del nomadismo que rigió nuestra existencia durante milenios. 

Como no me patrocinan y personalmente no soy fanático de las marcas, me limitaré a simplemente nombrar uno por uno los elementos que yo considero imprescindibles para una acampada confortable en la naturaleza.  

Tienda de campaña

Aquí, sea de una o dos plazas, siempre recomiendo que la tienda de campaña sea de doble capa, autoportante y con doble suelo para proteger siempre la parte de abajo que está en contacto con la tierra.  

Saco de dormir

Aquí conviene que prestemos especial atención a las características de nuestro saco en función de la época del año en la que viajemos. No obstante, las noches pirenaicas a cierta altura suelen ser frías incluso en verano. Yo utilicé un saco de dormir de 0ºC confort y no tuve ningún problema. También conviene tener en cuenta que estas temperaturas que indican las marcas no suelen ser de fiar, ya que se suelen testear en condiciones normales. Debemos pensar que con frío, hambre y cansancio, estas temperaturas que nos idican las marcas siempre se nos quedarán algo cortas.  

Esterilla aislante

Personalmente, no recomiendo las esterillas hinchables para este tipo de viajes más largos. Las desplegables nunca nos fallarán y además las de tipo acordeón como la que yo utilizo (del Decathlon) son indestructibles.  

Silla plegable

Yo mismo era de los que pensaba que una silla plegable era un capricho innecesario de dominguero. Para muchos tal vez lo sea, pero personalmente (además suelo sufrir mucho de la espalda), el poder terminar el día con un lugar en el que sentarme a preparar la cena, leer o simplemente disfrutar del maravilloso arte de no hacer nada, hace que la silla se convierte en una de nuestras mejores aliadas de todo el equipaje. Hoy en día son ligeras y ocupan poco volumen. Yo la recomiendo encarecidamente. 

Elementos de cocina

Para este apartado yo no me complico. Con una taza de aluminio para poder ponerla al fuego, una ollita (a poder ser de titanio), una estufa de gas con sus respectivas bombonas, un plato hondo y un juego de cubiertos es más que suficiente para poder cocinar comodamente. También podemos incluir un paravientos para cuando cocinemos al aire libre (yo mismo me fabriqué uno con unos cartones y papel de aluminio) y una parrillita pequeña para poder cocinar encima del fuego, siempre y cuando realicemos este dentro de las épocas legales que dicte cada comunidad autónoma y con la máxima precacución posible.  

En nuestro kit de cocina, también es aconsejable incluir un trapito y un estropajo con el que fregar los cacharros. 

Ropa para la Transpirenaica

Este apartado es probablemente el más personal, por lo que es muy difícil hacer una recomendación general que se pueda ajustar a la mayoría de los lectores. Mi recomendación para realizar la transpirenaica en primavera-verano sería la siguiente:  

  • Un pantalón técnico largo y uno corto. 
  • Dos pares de camisetas técnicas. 
  • Una chaqueta técnica finita y una un poco más gruesa. 
  • Chubasquero. En el Pirineo, en verano cada tarde viene acompañada de una tormenta. ¡Tenedlo en cuenta! 
  • Un jersey para combinar con las chaquetas en las acampadas más frías.
  • Braga polar, gorro y guantes.
  • Tres pares de calcetines con diferentes grosores. 
  • Cuatro calzoncillos. 
  • Zapatos de andar. 
  • Sandalias (aptas también para pedalear cuando haga más calor).  
  • Gorra /sombrero. 
  • Gafas de sol. 
  • Gafas transparentes para las bajadas al atardecer. 

 Dependiendo de cada persona se puede incluir una muda de calle para salir a tomar algo o descansar alguna jornada en una ciudad o pueblo. 

Mecánica para la Transpirenaica

Si deseamos cruzar el Pirineo por sus partes más salvajes y depender lo menos posible de las comodidades de la civilización, mi recomendación es prestar especial cuidado a los elementos de mecánica que podemos incluir en el equipaje.

En mi caso yo cargué con prácticamente todas las herramientas y repuestos necesarios para cubrir todas las reparaciones más típicas que se pueden dar en un viaje de esta índole.  

La lista queda así: 

  • Juego de llaves allen. 
  • Desmontables y dos cubiertas de repuesto. 
  • Kit de parcheado. 
  • Bombín. 
  • Alicates. 
  • Lubricante de cadenas. 
  • Troncha-cadenas y eslabones de repuesto. 
  • Algún radio de recambio. 
  • Pastillas de freno o zapatas en su caso. 
  • Navaja o un pequeño cuchillo de campo. 
  • Trapito de limpieza. 

Botiquín de primeros auxilios

Elemento imprescindible 

Botiquín montaña primeros auxilios

El botiquín es un bulto innecesario hasta el momento en que lo necesitamos. No nos cuesta nada crear un paquetito con lo fundamental para una pequeña emergencia, y cuando lo necesitemos, lo agradeceremos de verdad. Nombraré brevemente los elementos que yo cargué en mi botiquín, pero para una mejor y más completa información, recomiendo que echéis un vistazo al post del compañero Javier García Calleja. 

Mi botiquín:

  • Gasas. 
  • Tiritas. 
  • Algodón. 
  • Ampollas para pies y manos. 
  • Esparadrapo. 
  • Vetadine.  
  • Alcohol farmacéutico. 
  • Vaselina para las rozaduras. 
  • Pastillas potabilizadoras. 
  • Repelente de mosquitos. 
  • Crema de sol. 
  • Hidratante de labios. 
  • Suero fisiológico. 
  • Manta térmica. 
  • Silbato de emergencias. 

Material Extra

Aquí incluiré el resto de elementos más relacionados con el ocio, que dependerán de los gustos de cada uno/a y de si se viaja solo o acompañado, entre otras cosas.

Nombraré a continuación los elementos que yo incluí en mi viaje.   

Cantimploras o bidones con los que hidratarnos durante el pedaleo y un par de botellas de 2 L que rellenaremos a la hora de acampar para tener agua de sobra con la que cocinar, hidratarnos y fregar todo.   

Libros. La lectura, la que sin ninguna duda yo considero la mejor amiga del viajero/a. Los libros serán una gran compañía en esos días de lluvia que nos tendrán encerrados en la tienda de campaña o en alguna cafetería. En verano, las tormentas eléctricas suelen aparecer cada tarde en los días de calor, y tener libros a mano será un alivio considerable cuando la soledad se haga muy pesada. Una baraja de cartas también es recomendable.  

Neceser con el aseo básico. Jabón ecológico, cepillo y pasta de dientes. Aquí cada uno puede incluir más cosas según sus necesidades (pinzas depilatorias, cuchillas, tijeras cortaúñas).   

Electrónica. Batería externa para el móvil con sus respectivos cables y cargadores.  

Linterna. Imprescindible para cuando nos alcance la noche y poder pedalear de forma segura -aquí convendría incluir también un chaleco reflectante- y para poder levantar campamento ya de noche.  

Retrovisor. En mi opinión, IMPRESCINDIBLE. Si vas a alternar el monte con tramos asfaltados y tráfico, no puede faltar el retrovisor izquierdo en tu bicicleta.  

Mochila. Una mochilita pequeña o plegable de entre 10-20 L de capacidad será una gran aliada para cuando queramos aparcar la bicicleta y salir a explorar a pie alguna cima o recorrer alguno de los múltiples senderos que encontraremos a lo largo de todo el Pirineo.  

Almohada hinchable. No es imprescindible, ya que yo utilizaba la funda del saco de dormir y la rellenaba con la ropa que me pondría al día siguiente.  

Binoculares. Para los más amantes de la naturaleza, unos binoculares serán fantásticos para poder disfrutar con mayor detalle de los amplios paisajes pirenaicos y acercarse más a alguna de la fauna más emblemática de la cordillera, como el mítico quebrantahuesos (Gypaetus barbatus). 

Transpirenaica en bicicleta de montaña 

Y esto sería todo amigos/as. En mi caso, todo este equipaje lo introduje en dos alforjas traseras de 30 L cada una, una cesta de manillar y diferentes bolsas más pequeñas que acoplé en el hueco del cuadro y en la parte superior del mismo.

Algunas otras cosas las colocaba según me resultara más cómodo en los diferentes huecos que quedaban libres en la bicicleta.

Para empacar nuestro equipaje de la manera más cómoda y lógica posible, nuestra propia imaginación e ingenio será el límite.  

Muchas gracias por haber llegado hasta aquí.  

¡Buenos pedales y que los vientos sean contigo! 

Deja un comentario